CAMBIAR LA CERRADURA DE LA PUERTA PASO A PASO

Es hora de cambiar la cerradura de tu puerta, pues esta picada y tiene mal aspecto. Ahora la cuestión es, ¿llamas a un cerrajero o lo haces tú mismo? Si eres un aficionado a la cerrajería o al bricolaje, tienes algunas herramientas básicas en casa y eres un poco manitas, inténtalo tu. Cambiar una cerradura es un proceso sencillo para el que no se necesita ninguna habilidad especial, así que cualquiera puede hacerlo.

Sigue leyendo este artículo, donde explicaremos el proceso de cambiar una cerradura paso a paso, para que puedas hacerlo personalmente y te ahorres el coste de los servicios de un cerrajero.

COMPRAR LA CERRADURA ADECUADA

El primer paso será comprar una cerradura, ya que no podemos permitirnos empezar sin ella. No es recomendable que la puerta este sin cerradura, aunque sea una puerta secundaria o de un trastero… siempre antes de empezar lo mejor es tener todo lo necesario a mano.

Lo primero es saber las medidas de nuestra cerradura, para estar seguros de que la nueva cerradura que vamos a adquirir encajara perfectamente. Si buscas una cerradura de la misma marca te ahorraras tener que modificar la puerta, ya que esta tendrá las mismas medidas que tu antigua cerradura. Luego, estaría bien que nos informáramos un poco sobre las novedades que podemos encontrar en el mercado, los sistemas antirrobos más populares, los modelos y tipos de cerraduras que hay disponibles etc. Antes de hacer una compra compulsiva, debemos de saber muy bien lo que queremos y sobre todo tener claro el presupuesto con el que contamos.

Si queremos que nuestra cerradura nos de alguna garantía de seguridad deberemos de buscar una que tenga sistema anti bumping, anti ganzúas, anti taladro, anti palanca y anti roturas. Y recordemos que cuantos más pitones tenga el cilindro de nuestra cerradura más segura será esta.

Ya que vamos a cambiarla deberíamos de invertir en ella lo necesario para estar seguros de que tenemos una cerradura de calidad que nos dará seguridad y durara durante años. Las cerraduras son una inversión a largo plazo, así que gástate o necesario. Piensa que si te ahorras en los servicios del cerrajero puedes invertir más en tu cerradura.

PASOS A SEGUIR PARA CAMBIAR NUESTRA CERRADURA

  1. Con un destornillador vamos a retirar los tornillos que sujetan las partes decorativas de la cerradura, es decir, los embellecedores, el manillar o pomo etc. De esta forma podremos acceder al interior de la cerradura. Asegúrate de guardarlos bien todos juntos porque los necesitaremos más tarde.
  2. Ahora buscaremos un tornillo muy largo y grueso que atraviesa y sujeta el bombín de la cerradura. Puede que esté un poco duro, así que tendrás que hacer fuerza para sacarlo, normalmente necesitaras un destornillador plano, pero puede ser que necesites uno de estrella o de otro tipo. Asegúrate de tener a mano varios tipos de destornilladores. Tras aflojarlo, con mucho cuidado lo retiraremos del bombín sin dañar la puerta.
  3. Ahora introduciremos la llave de la puerta en el bombín y con un simple giro de llave de unos 45º podremos sacar el bombín. Deberemos de tener mucho cuidado y no aplicar una fuerza excesiva o podríamos partir la llave en la cerradura.
  4. Si no puedes sacar el bombín, comprueba que has retirado todos los tornillos que sujetaban el manillar.
  5. Una vez el bombín este fuera comprobaremos que es las medidas del nuevo son iguales. Ahora meteremos la llave en el nuevo bombín para que nos sea más fácil ponerlo en la puerta luego, asegúrate de que lo colocas correctamente para ahorrarte problemas. Cuando tengas clara la posición del bombín, instálalo en el agujero de la puerta.
  6. Una vez hecho esto pondremos de nuevo el tornillo largo y grueso que sujeta la cerradura. Con mucho cuidado lo apretaremos hasta que la cerradura quede bien sujeta.
  7. Antes de tapar la cerradura comprobaremos que funciona correctamente. Así que ciérrala y ábrela con la llave para ver que todo funciona como debe. Por si acaso hubiéramos cometido algún fallo, es aconsejable que antes de cerrar la puerta desde fuera dejemos a alguien dentro que nos pueda echar una mano en caso de que la puerta no se abra.
  8. Por último pondremos todos los tornillos que habíamos retirado previamente en su lugar para tapar al cerradura y sujetar la manilla o pomo.
  9. Y no olvides quitar las llaves viejas de tu llavero y cambiarlas por las llaves nuevas. No serias la primera persona que se olvida de hacer esto y luego acaba llamando al cerrajero porque no puede entrar en casa.

QUE HACER SI NO PUEDES SACAR EL BOMBIN

Puede que el proceso se complique por que nos acurra algo inesperado como que se nos rompa la llave dentro de la cerradura cuando estamos intentando extraer el bombín, o que este esté atascado por cualquier motivo y no podamos sacarlo aunque hayamos probado ya varias veces.

En un principio cambiar una cerradura es fácil, pero claro está que a veces pasan cosas ajenas a nosotros que no podemos controlar. Si el cambio de cerradura se complica, lo mejor que podemos hacer es pedir ayuda a un cerrajero profesional.

Aunque no es lo que teníamos pensado muchas veces las cosas no salen acorde a nuestros planes y no tenemos más remedio que ceder ante las circunstancias.

Pero no tenemos que desesperar, el cerrajeo nos arreglara el problema en un momento y como es un proceso fácil no nos costara mucho en realidad. Pero de todas formas pregunta por un presupuesto para saber más o menos cuanto costara. Y recuerda de acudir siempre a cerrajeros profesionales y de confianza que te garanticen un buen servicio, una buena atención al cliente y buenos resultados.

Además podemos aprovechar para aprender cómo hacerlo por si nos vuelve a surgir la ocasión. Observa cómo trabaja un experto y pregúntale cual era el problema y como lo ha solucionado. La próxima vez podrás hacerlo por tu cuenta.

CAMBIAR LA MANILLA DE LA PUERTA PASO A PASO

Todos sabemos que nadie hace el trabajo mejor que un profesional que se dedica a ello, pero algunos trabajos son sencillos y están al alcance de todos. Además de que nos hace sentir muy orgullosos el ser capaces de hacer cosas por nosotros mismo, especialmente si son pequeños detalles de nuestra casa.

Así que si quieres aprender como cambiar una manilla de puerta para poder presumir ante tus amigos y de paso ahorrarte un poco de dinero en los servicios de un cerrajero, aquí encontraras como hacerlo paso a paso.

Si sientes curiosidad por los trabajos manuales y eres un poco manitas, no lo dudes e inténtalo.

PASOS A SEGUIR PARA CAMBIAR LA MANILLA DE LA PUERTA

  1. Con mucho cuidado para no dañar la madera y con el destornillador adecuado quitaremos los tornillos que sujetan la manilla a la puerta. Después quita la manilla y los embellecedores que van con ella.
  2. Una vez hecho esto retiraremos el vástago, es decir el tornillo cuadrado y largo que atraviesa la puerta para unir las dos manillas. Puede que tengas suerte y la caja de la nueva manilla sea igual que la antigua, en ese caso no tendremos que retirarla. Si no es igual mala suerte, hay más trabajo que hacer.
  3. El tercer paso es igualar la puerta. Primero limpiaremos la puerta de restos de serrín, siliconas o suciedad en general de esta forma podemos ver el tamaño de los agujeros de los tornillos, que dependiendo del nuevo modelo de manilla necesitaremos agrandar o empequeñecer.
  4. Para tapar los agujeros que no necesitemos utilizaremos masilla reparadora. Compra una de buena calidad para obtener un buen acabado. La clave de esta masilla es mezclar muy bien las dos masas, hasta que obtengamos una mezcla completamente homogénea. Una vez hecho esto, tapa los agujeros y pinta con la pintura adecuada. Antes de seguir trabajando deberos dejarle un tiempo a la pintura para que se seque. Con un par de horas debería de ser suficiente, pero siempre compruébalo antes de hacer ningún otro cambio.
  5. Una vez estemos seguros de que la pintura se ha secado por completo, introduciremos el nuevo vástago. Asegúrate de que llega al otro lado de la puerta para sujetar las dos partes de la manilla y ya está. Ahora ponemos la manilla propiamente dicha y los tirafondos.
  6. Por último instalaremos los embellecedores para que no se vean los tornillos y nuestra puerta tenga un toque más elegante. Ya tienes tu nueva manilla instalada. Bien hecho.

ALGUNOS CONSEJOS EXTRA

  • Antes de cantar victoria comprueba que esta todo correcto, abre y cierra la puerta varias veces para asegurarte de que todas las piezas están en su lugar y ninguna esta suelta. Presta especial atención al resbalón de la puerta y comprueba que se introduce en la puerta correctamente.
  • Apuesta por productos de calidad. Si no quieres tener que preocuparte por la manilla de tu puerta en un tiempo entonces invierte en una manilla de buena calidad. Las marcas lideres lo son por una razón y es que sus productos ofrecen mejores resultados que los demás, duran por más tiempo, no se rompen con facilidad y cumplen su función a la perfección. Por supuesto esta diferencia se nota en el precio, pero desde siempre la calidad debe pagarse. Si compras una manilla barata de baja calidad lo acabaras lamentando en poco tiempo. Opta por una buena manilla y no te dará problemas en mucho tiempo.
  • Intenta comprar los nuevos embellecedores del mismo tamaño que los antiguos esto te ahorrara trabajo a la hora de cambiarlos y te facilitara la instalación. Pues no tendrás que igualar la puerta, que aunque no es un proceso difícil, es un trabajo extra que con este sencillo consejo puedes ahorrarte.
  • Si tu puerta está pintada de cualquier color será más fácil disimilar los agujeros de los tornillos que si es de color madera. Debido a la pintura.
  • Como seguramente sabrás, normalmente en todas las casas las manillas de todas las puertas hacen juego. Así que si quieres mantener un mismo estilo en la casa tendrás que cambiar todas las manillas, a no ser que consigas un modelo idéntico al que tienes, que sería lo ideal si solo has de cambiar una manilla. Aunque esto puede ser un poco complicado, pues dependiendo de los años que tengan lo más probable es que esos modelos ya no estén disponibles. También puedes aprovechar la ocasión para darle a tu casa un nuevo estilo.

¿SERIA RECOMENDABLE LLAMAR A UN CERRAJERO?

Como ya hemos comentado antes este es un trabajo sencillo que está al alcance de todos pero si no te ves capaz, no quieres arriesgarte a hacerlo mal, no tienes tiempo o simplemente no te apetece hacer el trabajo, puedes llamar a un cerrajero sin problemas. Cambiar manillas no es un trabajo complicado y siempre puedes contar con la ayuda de los videos explicativos que hay hoy en día en youtube, donde podrás ver tantas veces como quieras todos los pasos a seguir y las herramientas necesarias para hacerlo.

No obstante lo que hagas depende de ti. Es tu elección si realizar el trabajo por ti mismo o llamar a un profesional.

Si lo haces tú te ahorraras dinero pero perderás tiempo haciendo el trabajo, si por el contrario contratas a un cerrajero conservaras tu tiempo libre pero tendrás que pagarle por sus servicios.

De todas formas no te cobrara mucho pues cambiar las manillas no le llevara mucho tiempo.

¿QUÉ MODELO DE MANILLA ELIJO?

En cualquier tienda de cerrajería, ferreterías o grandes almacenes podrás encontrar un sinfín de modelos de manillas. Si vas a optar por realizar tu el trabajo sería recomendable que te pusieras las cosas fáciles a ti mismo  optaras por modelos parecidos a los que ya tenias. Especialmente que sean del mismo tamaño, así será mucho más fácil cambiarlas.

Si al final te has decidido por llamar a un cerrajero, puedes optar por cualquier modelo que llame tu atención y que combine con tus puertas y el estilo general de tu casa.

Sea cual sea el diseño que elijas siempre opta por los modelos de calidad, que te darán mejores resultados. Las manillas de las puertas están siempre en uso, así que para evitar que se piquen con facilidad o que se rompan será mejor que nos hagamos con unas que nos ofrezcan garantías.

DETALLES QUE NOS AYUDAN A DISTINGUIR UN BUEN CERRAJERO DE UNO FALSO

Debido a la crisis económica que parece no tener fin el sector de la cerrajería, como muchos otros sectores laborales, se ha visto  muy afectado por el intrusismo laboral. Muchas personas que tienen algunos conocimientos de cerrajería y son un poco manitas ofrecen sus servicios como cerrajeros en pegatinas que suelen pegar en farolas o portales de edificios, cerca de posibles clientes.

Si estas planeando llamar a un cerrajero o necesitas de sus servicios, sigue leyendo este articulo para asegurarte de que no contratas a un timador.

¿QUÉ ES UN CERRAJERO TIMADOR?

Los cerrajeros timadores o falsos cerrajeros son aquellos que no están dados de alta y que por lo tanto no son cerrajeros oficiales.

Normalmente estas personas no se dedican exclusivamente ala cerrajería, suelen ser manitas para todo. El problema es que normalmente hacen chapuzas y las cobran a un alto precio. También existen los que hacen este tipo de trabajo de manera esporádica y no te cobran cantidades excesivas, pero sus servicios siguen sin ser verdaderamente profesionales y puede que cometan errores que después te cuesten más dinero de reparar.

En ambos casos las facturas por sus servicios siempre se cobraran sin IVA, así que en realidad no son facturas, y en caso de que algo ocurra, que no te hayan resuelto el problema o que algo se rompa de forma inesperada, no podrás reclamar nada.

Una vez hecho  y cobrado el trabajo este tipo de  cerrajeros desaparecen y no se hacen responsables de sus posibles errores. Lo único que les interesa es hacer el trabajo y cobrar por él, el trato al cliente no es su prioridad.

PRINCIPALES DETALLES QUE DISTINGUEN A UN CERRAJERO PROFESIONAL

OFICINA

Un cerrajero profesional siempre trabajara para una empresa, por pequeña que sea o puede que sea autónomo, pero en todo caso tendrá una sede física, una oficina que se pueda localizar fácilmente, con una dirección real, teléfono y puede que pagina web.

Un local te da garantías de que en caso de que algo ocurra, como por ejemplo un error en la instalación de tu nuevo sistema de alarmas, puedes ir a reclamar y que serás atendido.

Desconfía de aquellos cerrajeros que solo te dan su teléfono y nada más.

AMPLIA OFERTA DE SERVICIOS

Otro rasgo distintivo de los cerrajeros verdaderamente profesionales es que ofrecen distintos servicios relacionados con la cerrajería, tienen servicio 24 horas y de emergencia, trabajan con todo tipo de sistemas de seguridad, instalan y desinstalan cerraduras, cerrojos, mirillas cajas fuertes, persianas…, reparan cerraduras, desbloquean candados, cajas fuertes etc.

Saben hacer cualquier trabajo relacionado con la cerrajería porque son profesionales actualizados  con muchos años de experiencia que se dedican a esto exclusivamente. Pueden asesorarte o resolver tus dudas y aconsejarte sobre las novedades del mercado o las mejores marcas, porque trabajan con estos productos todos los días.

No como los falsos cerrajeros, que solo resuelven problemas básicos de cerrajería para sacarse unos euros extra.

Además los cerrajeros profesionales serán capaces de proveerte con todo lo que necesites, ya que trabajan con diferentes empresas de cerrajería. Tendrán catálogos con todo aquello que estés buscando como puertas de seguridad, cajas fuertes, persianas, mirillas etc.  Y podrán encargarte los modelos que más te interesen directamente de las fábricas.

Otra cosa que los falsos cerrajeros no ofrecen porque no tienen acuerdos con las tiendas o fábricas de cerrajería, ya que no están dados de alta.

CERTIFICADOS DE PROFESIONALIDAD

Las empresas serias de cerrajería cuentan con certificados de calidad al igual que todos los trabajadores que trabajan en ellas. Tú como cliente puedes exigirlos antes de contratar. Estos certificados te garantizan que estas contratando a profesionales certificados y aprobados por el gremio que se dedican ala cerrajería de forma profesional.

Uno de los certificados oficial más conocido es el UCES, que lo otorga la Unión de cerrajeros de seguridad a las empresas de cerrajería oficiales que cumplen con todas las normativas de seguridad y de legalidad establecidas por los ministerios.

Una empresa con certificados es una empresa de calidad que te garantiza unos precios justos y un trabajo bien hecho, además de un buen trato al cliente y posibilidad de reclamación si algo sale mal.

PRESUPUESTOS

Antes de contratar ningún servicio, infórmate sobre el mismo y compara empresas. Pide presupuestos, sobre todo si vas a hacer una gran obra. Las empresas serias te darán un presupuesto ajustado sin ningún compromiso. Como cliente tienes el derecho de saber más o menos en que va a consistir el servicio y cuanto te costara.

Si el cerrajero te da excusas o no quiere darte un presupuesto no lo contrates, porque posiblemente sea un cerrajero timador que quiere realizar el trabajo y pedirte una cifra desorbitada. Este tipo de falsos cerrajeros, se niegan a dar presupuestos con excusas de que deben de ver el trabajo primero, así tienen la oportunidad de estudiarte y de poder calcular cuánto dinero te van a poder sacar.

Si una empresa no te quiere ofrecer un presupuesto, descártala, ya que no está pensando en atenderte bien y darte un buen servicio, solamente piensa en el negocio. Seguramente  cobra precios muy caros y es por eso que no quiere darte un presupuesto para no perder el trabajo inmediatamente.

CAJAS DE HERRAMIENTAS

Los verdaderos profesionales siempre van equipados con todo aquello que creen que van a necesitar para realizar su trabajo. Los cerrajeros tienen una caja de herramientas básica con piezas de recambio y demás.

Si acabas de contratar a un cerrajero y te encuentras con que no tiene las herramientas necesarias y que tienen que ir a buscarlas, desconfía. No es un buen profesional, ya que es obvio que no sabía a lo que iba a enfrentarse y por eso no estaba preparado.

Los profesionales con muchos años de experiencia ya saben con que eventualidades pueden encontrarse y van preparados para solventar cualquier problema. Un cerrajero profesional nunca abandonara el trabajo para volver a la oficina o su casa a buscar una herramienta que no tenía.  ¿Te imaginas a un doctor en medio de una operación saliendo a buscar alguna herramienta que se le ha olvidado?

Los profesionales siempre están preparados.

¿COMO SE ABRE UNA CAJA FUERTE?

Dependiendo del modelo se abrirá de forma distinta. Hoy en día hay muchos modelos de cajas fuertes y cada una es distinta y ha sido fabricada con una función concreta, así que todas tienen su propio sistema.

En general hay 5 maneras de abrir una caja fuerte, basadas en los sistemas de los 5 modelos principales de cajas fuertes, y en este artículo vamos a contártelas. Pero si no tienes las llaves, la combinación o las cosas necesarias para abrirlas lo mejor es que llames a un cerrajero especializado en cajas fuertes que entienda lo que está haciendo, porque las cajas fuertes son muy difíciles de abrir, incluso para los profesionales.

Si estas pensando en comprar una caja fuerte una de las cosas más importantes que deberás de mirar son los diferentes sistemas de apertura, que de momento pueden ser 5, para que cada cliente pueda elegir el sistema que más le convenga.

SISTEMAS DE ABERTURA DE CAJAS FUERTES

CAJA FUERTE CAMUFLADA:

Esta caja es muy difícil de detectar, está pensada para que se camufle en el entorno y aunque al tengas delante no seas capaz de verla. El sistema de camuflaje es parte de su sistema de seguridad y es por eso que es relativamente sencilla de abrir. Si alguien se diese cuenta de que es una caja fuerte le sería fácil abrirla y llevarse todo lo de valor que hubiera dentro. Pero claro primero hay que encontrarla y esto no es tarea fácil.

CAJA FUERTE SISTEMA YINCANA:

El modelo más inusual y que no está muy generalizado en el mercado, ya que es muy complicado de abrir incluso para la persona que la posee. No es un modelo práctico, pensado para usarlo a menudo, pero si no vas a necesitar a diario lo que hay dentro puede ser un modelo interesante. Para poder abrirla hay que pasar una serie de pruebas y combinaciones que puede hacer que se tarde unos 10 minutos en abrirla. Además de que necesitas una llave. Por otro lado es el sistema más seguro que existe, es muy tediosa de abrir y a los ladrones les consumiría demasiado tiempo.

CAJA FUERTE SISTEMA SMARTPHONE:

Cada vez más utilizadas, son la última novedad en cajas fuertes. Cómodas, prácticas y lo más importante seguras. Se pueden programar a través del móvil y tienen un sistema de alarma que te avisa ante cualquier intento de manipulación. Así que aunque estés de vacaciones siempre estarás conectado a tu caja fuerte. Con el móvil podemos bloquear el sistema de abertura a determinadas horas, dejarlo bloqueado durante largos periodos de tiempo o desbloquearlo si alguien en casa necesita acceder a la caja fuerte. Podrás permitir el acceso a un número determinado de personas. Si un ladrón nos obligara a abrir la caja fuerte a través de nuestro código Smartphone, el sistema cuenta con un botón de alarma que avisa a la policía de cuál es la situación. Además de que gracias a su memoria digital, puedes ver cuando y como se ha abierto la caja.  El sistema de abertura se activa mediante una aplicación que te proporcionara el fabricante con códigos personalizados que se van cambiando y renovando cada poco tiempo para evitar que nuestro sistema sea jaqueado por algún virus…

CAJA FUERTE SISTEMA RUEDA DE COMBINACIÓN:

Y del más moderno pasamos al sistema más antiguo para abrir cajas fuertes. Es el más antiguo pero que aún se mantiene debido a su eficacia. Muchas personas siguen apostando por él, pues les da confianza. El sistema es mecánico, por lo que deberemos de introducir nuestra contraseña, que puede ser de letras, números o una combinación de ambos, a través de diferentes ruedas.

CAJA FUERTE CON LLAVE Y COMBINACIÓN:

Este es el más general, uno de los sistemas más usados por su efectividad. Al complementar una combinación y una llave es un sistema muy seguro y cómodo para el propietario. La clave puede ser de 1 a 8 dígitos, y siempre debemos recordarla o nos será muy complicado poder abrir la caja. La ventaja más evidente es que aunque alguien vea la clave no puede abrir la caja fuerte si no tiene la llave original, puesto que aunque introduzcas la clave correcta la caja se abre con la llave.

¿CUÁL ES LA MEJOR CAJA FUERTE DEL MERCADO?

En teoría no hay una caja fuerte mejor que otra, todas son buenas y están diseñadas para que sean difíciles de abrir y mantengan a salvo nuestros bienes más preciados.  Pero como hemos visto anteriormente, hay diferentes modelos y tipos de cajas fuertes y cada una está pensada para  que sirva de una forma concreta.

Por ejemplo para los bufetes de abogados o empresas con mucho papeleo sería interesante optar por una caja fuerte resistente al fuego, ya que muchos de los objetos más importantes que tienen para guardar son papeles.

Para otros negocios lo ideal sería una caja fuerte camuflada, de forma que nadie pueda verla y no sea evidente que tienes una. Si quieres una seguridad máxima en tu hogar opta por los modelos empotrados en la pared o en el suelo son imposibles de transportar.

Así que dependiendo del uso que vayas a darle o de donde tengas pensado instalarla será más recomendable para ti un tipo de caja fuerte u otra. El mejor modelo de caja fuerte será aquel que mejor se adapte a tus necesidades y exigencias.

Antes de hacer la compra te recomendamos que te informes sobre todas las posibilidades que hay y que pienses muy bien dónde vas a realiza la instalación, además de que es lo que te interesa proteger. Si tienes las ideas claras, con un poco de ayuda y consejo de un cerrajero experto y que sea de confianza encontraras el modelo de caja fuerte que mejor se adapte a tu situación.