CAMBIAR LA CERRADURA DE LA PUERTA PASO A PASO

Es hora de cambiar la cerradura de tu puerta, pues esta picada y tiene mal aspecto. Ahora la cuestión es, ¿llamas a un cerrajero o lo haces tú mismo? Si eres un aficionado a la cerrajería o al bricolaje, tienes algunas herramientas básicas en casa y eres un poco manitas, inténtalo tu. Cambiar una cerradura es un proceso sencillo para el que no se necesita ninguna habilidad especial, así que cualquiera puede hacerlo.

Sigue leyendo este artículo, donde explicaremos el proceso de cambiar una cerradura paso a paso, para que puedas hacerlo personalmente y te ahorres el coste de los servicios de un cerrajero.

COMPRAR LA CERRADURA ADECUADA

El primer paso será comprar una cerradura, ya que no podemos permitirnos empezar sin ella. No es recomendable que la puerta este sin cerradura, aunque sea una puerta secundaria o de un trastero… siempre antes de empezar lo mejor es tener todo lo necesario a mano.

Lo primero es saber las medidas de nuestra cerradura, para estar seguros de que la nueva cerradura que vamos a adquirir encajara perfectamente. Si buscas una cerradura de la misma marca te ahorraras tener que modificar la puerta, ya que esta tendrá las mismas medidas que tu antigua cerradura. Luego, estaría bien que nos informáramos un poco sobre las novedades que podemos encontrar en el mercado, los sistemas antirrobos más populares, los modelos y tipos de cerraduras que hay disponibles etc. Antes de hacer una compra compulsiva, debemos de saber muy bien lo que queremos y sobre todo tener claro el presupuesto con el que contamos.

Si queremos que nuestra cerradura nos de alguna garantía de seguridad deberemos de buscar una que tenga sistema anti bumping, anti ganzúas, anti taladro, anti palanca y anti roturas. Y recordemos que cuantos más pitones tenga el cilindro de nuestra cerradura más segura será esta.

Ya que vamos a cambiarla deberíamos de invertir en ella lo necesario para estar seguros de que tenemos una cerradura de calidad que nos dará seguridad y durara durante años. Las cerraduras son una inversión a largo plazo, así que gástate o necesario. Piensa que si te ahorras en los servicios del cerrajero puedes invertir más en tu cerradura.

PASOS A SEGUIR PARA CAMBIAR NUESTRA CERRADURA

  1. Con un destornillador vamos a retirar los tornillos que sujetan las partes decorativas de la cerradura, es decir, los embellecedores, el manillar o pomo etc. De esta forma podremos acceder al interior de la cerradura. Asegúrate de guardarlos bien todos juntos porque los necesitaremos más tarde.
  2. Ahora buscaremos un tornillo muy largo y grueso que atraviesa y sujeta el bombín de la cerradura. Puede que esté un poco duro, así que tendrás que hacer fuerza para sacarlo, normalmente necesitaras un destornillador plano, pero puede ser que necesites uno de estrella o de otro tipo. Asegúrate de tener a mano varios tipos de destornilladores. Tras aflojarlo, con mucho cuidado lo retiraremos del bombín sin dañar la puerta.
  3. Ahora introduciremos la llave de la puerta en el bombín y con un simple giro de llave de unos 45º podremos sacar el bombín. Deberemos de tener mucho cuidado y no aplicar una fuerza excesiva o podríamos partir la llave en la cerradura.
  4. Si no puedes sacar el bombín, comprueba que has retirado todos los tornillos que sujetaban el manillar.
  5. Una vez el bombín este fuera comprobaremos que es las medidas del nuevo son iguales. Ahora meteremos la llave en el nuevo bombín para que nos sea más fácil ponerlo en la puerta luego, asegúrate de que lo colocas correctamente para ahorrarte problemas. Cuando tengas clara la posición del bombín, instálalo en el agujero de la puerta.
  6. Una vez hecho esto pondremos de nuevo el tornillo largo y grueso que sujeta la cerradura. Con mucho cuidado lo apretaremos hasta que la cerradura quede bien sujeta.
  7. Antes de tapar la cerradura comprobaremos que funciona correctamente. Así que ciérrala y ábrela con la llave para ver que todo funciona como debe. Por si acaso hubiéramos cometido algún fallo, es aconsejable que antes de cerrar la puerta desde fuera dejemos a alguien dentro que nos pueda echar una mano en caso de que la puerta no se abra.
  8. Por último pondremos todos los tornillos que habíamos retirado previamente en su lugar para tapar al cerradura y sujetar la manilla o pomo.
  9. Y no olvides quitar las llaves viejas de tu llavero y cambiarlas por las llaves nuevas. No serias la primera persona que se olvida de hacer esto y luego acaba llamando al cerrajero porque no puede entrar en casa.

QUE HACER SI NO PUEDES SACAR EL BOMBIN

Puede que el proceso se complique por que nos acurra algo inesperado como que se nos rompa la llave dentro de la cerradura cuando estamos intentando extraer el bombín, o que este esté atascado por cualquier motivo y no podamos sacarlo aunque hayamos probado ya varias veces.

En un principio cambiar una cerradura es fácil, pero claro está que a veces pasan cosas ajenas a nosotros que no podemos controlar. Si el cambio de cerradura se complica, lo mejor que podemos hacer es pedir ayuda a un cerrajero profesional.

Aunque no es lo que teníamos pensado muchas veces las cosas no salen acorde a nuestros planes y no tenemos más remedio que ceder ante las circunstancias.

Pero no tenemos que desesperar, el cerrajeo nos arreglara el problema en un momento y como es un proceso fácil no nos costara mucho en realidad. Pero de todas formas pregunta por un presupuesto para saber más o menos cuanto costara. Y recuerda de acudir siempre a cerrajeros profesionales y de confianza que te garanticen un buen servicio, una buena atención al cliente y buenos resultados.

Además podemos aprovechar para aprender cómo hacerlo por si nos vuelve a surgir la ocasión. Observa cómo trabaja un experto y pregúntale cual era el problema y como lo ha solucionado. La próxima vez podrás hacerlo por tu cuenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *